Soledad Sevilla

Premio Arte y Mecenazgo 2014 en la categoría Artista

El jurado de la categoría Artista, compuesto por Francisco Calvo Serraller, María de Corral y Bartomeu Marí, ha querido premiar la importancia y la coherencia de la trayectoria profesional de Soledad Sevilla. La artista ha compaginado, a lo largo de más de cuarenta años de trabajo, la pintura sobre soporte plano con la instalación tridimensional, pasando de la pintura de raigambre geométrica a la búsqueda de una experiencia sensorial y orgánica; así como de la investigación conceptual y espacial a una emocional y poética.

Soledad Sevilla ha mantenido constantemente sus preocupaciones artísticas: el espacio, la luz, el color y el tiempo, consiguiendo que nuestros dilemas de percepción se conviertan en experiencias emocionales. Soledad Sevilla es autora de una obra consolidada y de gran calidad que transita una de las vías excepcionales del arte español: la abstracción “racional”, donde forma y color han sido conjugados desde el ámbito de la pintura en los años 1970 hasta instalaciones y obras de gran envergadura. Su valor es el cultivo de una obra arriesgada.

En ella hay una permanente investigación del que resulta un lenguaje muy personal que ya en sus inicios era reconocible. La pintura española es fundamentalmente expresionista, pero Soledad se inscribe en ella como una artista a caballo entre tradición escultórica y pictórica con un nuevo sentido de luz y de color. A lo largo de su extensa trayectoria ha realizado numerosas instalaciones que han significado auténticos retos y le han provocado adoptar lenguajes diversos. Se ha mantenido siempre coherente, independiente y generosa, renunciando quizás a una proyección mediática. Tras su formación internacional y el contacto con grupos y formatos innovadores de creación, de una fuerte carga minimalista y normativa (geométrico), llevó su obra a un terreno de lo sensible produciéndose una dicotomía entre racionalidad y sensualidad. Siempre conviven elementos constructivos y elementos poéticos. Se trata de una sensualidad tramada, busca algo físico que se puede racionalizar.

Su obra forma parte de las colecciones más representativas, ha desarrollado proyectos en numerosos museos y ha estado presente regularmente en galerías de todo el país.

Ceremonia de entrega de los Premios Arte y Mecenazgo 2014

Entrevista a Soledad Sevilla, Premio Arte y Mecenazgo 2014

El Premio

Escultura de Miquel Barceló creada para la Fundación Arte y Mecenazgo. Dotación de 50.000 €, de los cuales 20.000 deben destinarse a la producción de un libro de artista.

Libro de artista

Arquitectura agrícola
Soledad Sevilla
Edición 2014

Biografía

Nace en Valencia en 1944. Estudia en la Academia de Bellas Artes de Sant Jordi en Barcelona entre 1960 y 1965. Participa entre 1969 y 1971 en el Seminario de generación automática de formas plásticas del Centro de Cálculo de la Universidad Complutense de Madrid. En los años 70 su obra pictórica utilizará la geometría como una base normativa.

Entre 1980 y 1982 reside en Boston, realizando estudios en la Universidad de Harvard, y allí empieza a trabajar la serie Las Meninas, aplicando una estructura básica en forma de retícula para reinterpretar los espacios y las atmósferas del cuadro de Velázquez. A su vuelta a España desde Estados Unidos, realiza diversas instalaciones ambientales, todas ellas con un marcado pero sutil carácter pictórico, que plantean una profunda renovación plástica, como en Leche y sangre, donde las paredes de la galería, cubiertas de claveles rojos aparecen blancas una vez que se marchitan las flores.

La siguiente serie titulada La Alhambra constituye un trabajo de reinterpretación del palacio nazarí. En este caso el uso del color es más medido aunque la retícula es también una base de referencia. Como cierre de este proyecto realiza la instalación Fons et Origo que tiende a recrear el ambiente nocturno de los reflejos sobre el estanque de uno de los patios de La Alhambra.

En sus sucesivas instalaciones y series pictóricas la luz se convierte en el elemento central. En 1992 realiza en el Castillo de Vélez Blanco (Almería) una proyección sobre los muros desnudos del patio que permite visualizar nuevamente el pórtico renacentista que actualmente está en el Metropolitan Museum de Nueva York. En otras instalaciones utiliza hilo de cobre y de algodón que mediante una apropiada iluminación recrea el efecto de haces de luz. En una pieza posterior por los hilos de cobre, descendían lentamente gotas de agua.

En 1993 recibe el Premio Nacional de Artes Plásticas. Sus instalaciones mantienen una estrecha relación con sus series pictóricas. Hacia finales de los años 90 la retícula desparece, pero permanece una cierta idea geométrica, de muro y de espacio, a través de lo vegetal, de las formas de las hojas, que evoca sutilmente a Granada, una ciudad con la que Soledad Sevilla ha estado muy vinculada a través de sus clases en la Universidad.

Se le concede en 2007 La Medalla de Oro al Merito en las Bellas Artes. Sus trabajos más recientes han abordado la forma de la ventana como espacio pictórico y también las texturas de superficies de madera y de metal. La serie sobre Los Apóstoles de Rubens y El Retablo, son dos trabajos de grandes dimensiones en las que se muestra ese tratamiento de las texturas de madera.

Ha participado en la Bienal de Pontevedra del 2010. La instalación en El Palacio de Cristal del Retiro Madrileño que reproduce interiormente la arquitectura del palacio además de recrear la bóveda celeste. El titulo Escrito en los cuerpos celestes, alude a los signos de puntuación impresos en la membrana que forma la pieza, obra realizada en 2011/2012.

En el 2013 inauguró la temporada de la Galería +R elaborando tres trabajos diferentes que se adaptaban a las características espaciales de cada uno de ellos. Con materiales efímeros como papel o neopreno ensaya las piezas en tres dimensiones que después se repiten en metal. El video como complemento del lenguaje pictórico, así como la fotografía están presentes en estas últimas obras. Se podría decir de su pintura actual, que recrea una “geometría blanda” manteniendo una constante en su trabajo, que repite una unidad y por acumulación esta desaparece para crear planos más extensos.

FAyMSoledad Sevilla