Museo público y mecenazgo privado; el modelo del British Museum

Desde su creación en 1753, el British Museum ha mantenido a lo largo de los siglos un modelo de financiación basado en la combinación del apoyo público y el mecenazgo privado.

El presidente de su Patronato, Sir Richard Lambert, señala la importancia del fin público para el cual ha sido creado el Museo a la hora obtener el apoyo de benefactores particulares.

«El British Museum es un museo público, sostenido por el Estado. Es la atracción turística número uno de Reino Unido, y cada año ofrece entrada gratuita a casi siete millones de personas procedentes de todo el mundo. Pero además es un lugar de notable estudio e investigación. Y desde sus comienzos, hace unos 260 años, se ha beneficiado de toda clase de mecenazgo de particulares.»
actualidad-lambert-01

British Museum

Mecenas privados y museos públicos: la historia del British...
Sir Richard Lambert
Conferencia completa (PDF)
Private Patrons and Public Museums, the British Museum Story
Sir Richard Lambert
Complete lecture (PDF)

Como primer museo del mundo fundado por una Ley del Parlamento, y no por una casa real o una antigua academia, el Museo debía ser preservado y mantenido, no solo para el examen de los cultos y curiosos, sino para el disfrute y aprovechamiento general del público. El acceso gratuito ha sido, y sigue siendo, un principio rector del museo desde sus mismos inicios.

actualidad-lambert-02

Vista del gran atrio del British Museum, Londres

El British Museum recibe el apoyo financiero del Estado, sin embargo, esta aportación económica nunca fue suficiente para reunir y conservar el que acabaría siendo uno de los grandes museos mundiales.

«¿Por qué hubo —y hay— mecenas privados dispuestos a prestar apoyo a un museo público?» A lo largo de los años, donaciones como las del Barón Ferdinand Rothschild, Michael Grange, sir Augustus Wollaston Franks o Hamish Parker permiten que el British Musem siga siendo uno de los museos más importantes del mundo.

actualidad-lambert-03

Mapa donde se muestran los préstamos, cooperaciones y actividades internacionales del British Museum en 2015–2016.

«Pero al margen de toda esta filantropía privada, es importante entender que la financiación estatal sigue siendo esencial. […] Primero porque sin ella la entrada gratuita al Museo simplemente no sería factible. […] Después está el hecho de que la inversión en infraestructura básica no siempre resulta atractiva para los donantes. Solo un filántropo muy excepcional estaría dispuesto a sufragar una nueva sala de calderas para la calefacción, por ejemplo. […] Y en tercer lugar, y tal vez lo más importante, la conservación de nuestra enorme colección es muy costosa y nunca admite demoras. […] El Museo no puede optar por dejar de conservar la colección etnográfica durante uno o dos años. Necesita tener la certeza de que habrá un apoyo público sin falta.»

Un museo del mundo para el mundo

«Los museos que pueden ofrecer un relato común de nuestra humanidad les corresponde un papel fundamental en momentos de crecientes fricciones políticas a lo ancho de Europa y del mundo.» En palabras del anterior director del Museo, Neil MacGregor, «explorar nuestro pasado común es una condición previa para construir un futuro en armonía».

«Las piezas de nuestra colección tienen historias que contar sobre cómo la humanidad se ha enfrentado en el pasado a los grandes retos del momento: sobre el comercio, la inmigración y los choques culturales; sobre las creencias religiosas y los conflictos entre ellas; sobre la globalización y la desigualdad.»
«Es evidente que la cultura, la educación y las artes juegan un papel a la hora de cimentar la cohesión social y volver a unir a personas distanciadas. Esa es una responsabilidad añadida para los museos públicos, como el nuestro, y para los mecenas que nos apoyan. Somos el Museo Británico, no el Museo de Londres, y por esa razón queremos que nuestras colecciones lleguen al máximo y de todas las formas posibles a todos los rincones del país. Para conseguirlo dependemos de la colaboración con patrocinadores privados.»
FAyMMuseo público y mecenazgo privado; el modelo del British Museum