Agnes Gund, una vida dedicada a la filantropía

La coleccionista norteamericana cree firmemente que el arte es un derecho y no un privilegio, convicción que ha motivado su actividad filantrópica en el mundo del arte y la educación durante las últimas cuatro décadas.

Así lo describe en su conferencia «Placeres y aventuras  de coleccionar y donar arte».

actualidad-gund-01

Placeres y aventuras de coleccionar y donar arte
Agnes Gund
Conferencia completa (PDF)
The Joys and Adventures in Collecting and...
Agnes Gund
Complete lecture (PDF)

Agnes Gund afirma que coleccionar es un placer personal en muchos sentidos. Sin embargo, piensa que el arte debe ser compartido, asegurándole un lugar en la vida pública.

«Cuando hago donaciones, mi objetivo es ayudar a una institución a llenar algún hueco en su colección. Yo suelo plantearme ciertas preguntas: ¿Qué necesita ese museo en concreto? ¿Qué necesita ver el público? ¿Qué artistas en particular faltan en una determinada colección museística? Idealmente, cuando transfiero a un museo una obra de arte, esta cubrirá una necesidad y un espacio en los fondos de la institución.»
«El coleccionismo —a través del mecenazgo y la filantropía que fomenta— me ha permitido ofrecer maravillas como estas a otras personas. El arte forma parte de la civilización. Lo poseemos solo de manera temporal y tenemos la responsabilidad de asegurarle un buen hogar. Donar es para mí el mayor de los regalos.»
actualidad-gund-02

De izquierda a derecha: vista de las obras Cloudy.presentdistance (2015) de Paula Crown y Untitled (Rome) (1961) de Cy Twombly en la residencia de Agnes Gund en Nueva York. Foto de Javier Bosques-Meléndez. Cortesía Agnes Gund

“Creo sin lugar a dudas que su legado viene ya marcado por su entrega total y apasionada a los artistas vivos. Cree en los artistas y está dispuesta a correr riesgos.”

– Glenn Lowry, director del MoMA

Como firme defensora y divulgadora de los derechos de la mujer, uno de los grandes intereses de Agnes Gund es coleccionar obras de arte de mujeres artistas, así como incentivar a los museos para que contribuyan a la inclusión de mujeres artistas y profesionales en general en sus programas.

Destaca también su interés por los artistas de minorías sociales: «Los trabajos de esos artistas a menudo reflejan las experiencias de las minorías, en unos Estados Unidos diversos y cambiantes, de un modo dramático o emblemático. Su obra es con frecuencia inevitablemente narrativa.»

Kerry James Marshall, Sin título (Club Scene), 2013. Pintura de polímero sintética y brillantina sobre tela, 302,2 x 548,6 cm

«La filantropía es una cualidad muy importante para cada generación de mi familia». Como explica ella misma, el ímpetu de dar viene dado por los valores del Medio Oeste de los Estados Unidos y del deseo de contribuir al progreso y bienestar social.

En 1977 funda la organización Studio in a School, como respuesta a los recortes drásticos en educación que suprimían prácticamente los programas de arte en las escuelas públicas de la ciudad de Nueva York.

«Es una organización única que lleva a los artistas a las aulas de las escuelas y a los centros comunitarios para enseñar e inspirar a niños que de otra forma no tendrían una educación artística. A lo largo de cuatro décadas hemos tenido en Studio a más de 800 artistas-educadores que han enseñado a casi 900.000 alumnos, desde preescolar hasta la universidad. Son muchos los artistas que conozco y de los que tengo obra que han venido a dar clases en Studio in a School.»

Jeff Koons participando en el programa Studio in a School. Foto de Mindy Best. Cortesía Studio in a School.

Ursula von Rydingsvard participando en el programa Studio in School. Foto de Mindy Best. Cortesía Studio in a School.

La organización está activa en más de 170 escuelas públicas; ofrece formación profesional a los docentes, becas, prácticas remuneradas a estudiantes de diversos ambientes culturales, la mayoría de ellos de renta baja, en museos e instituciones culturales de las ciudades de Nueva York y Filadelfia (ARTS Intern Program).

Desde su punto de vista, es una forma muy interesante y enriquecedora para integrar a jóvenes profesionales de diversos ambientes culturales al equipo de los museos, ya que algunos de estos becarios después de las prácticas llegan a consolidar sus puestos de trabajo. «Para atraer una audiencia diversa un museo tiene que tener un equipo diverso

FAyMAgnes Gund, una vida dedicada a la filantropía